Pcos recordarán a Beavis y su encuentro con la tecnología

Millennials: lo bueno y lo no “tan bueno”

Todo comenzó entre bromas viendo la pelota de letras de Andrés López; recuerdo yo era pequeña aún no se me consideraba “adolescente” pero ya no era una niña, sin embargo me quedaron plasmadas las ideas que diferenciaban una generación de otra. Desde entonces me nació el interés por comparar el desarrollo de las diferentes épocas, supongo que ya algo tenía que ver con mi futura elección de carrera.

Millennials es la denominación que reciben las personas que nacieron entre la década de los 80´s y el año 2000, también son conocidos como nativos digitales; estos significantes se deben a su fácil adaptación a los avances tecnológicos. En la actualidad quienes se encuentran dentro de esta brecha generacional, tienen entre 18 y 37 años de edad; ubicándose en el momento cumbre de sus actividades económicas y sociales, por lo cual los diferentes aspectos que marcan el desarrollo de su cultura generacional son vistos como avances tecnológicos y económicos de la actualidad.

Al estar marcada como cultura esta generación, encontramos diferentes aspectos que marcan también el curso del mundo actual. Esta generación está globalizada y esto provoca que las características entre unos y otros, a pesar de vivir a kilómetros de distancia, sean muy similares. Desarrollan sus actividades en un medio sociocultural, económico y político completamente atravesado por la tecnología, por esto se los ha llamado “la primera generación global. Al ser la mayor fuerza laboral en la actualidad es necesario observar como manejan su conexión con el mundo y la forma de hacer lazos sociales.

Uno de los principales recursos con los que cuentan los millennials es el internet, mismo que no es visto como un medio de entretenimiento como las generaciones pasadas; esta generación se ha adaptado a los frecuentes cambios que la world wide web ha ocasionado al mundo, siendo el más importante la oportunidad de globalizar la cultura. Esto implica que sin importar en donde se encuentren si los millennials tienen acceso a internet podrán estar igual de informados; sin embargo hay q rescatar que al comienzo la poca accesibilidad a internet sobre todo de los países subdesarrollados, ha implicado un paso más lento para quienes son originarios de estos.

Otra característica que los destaca es la manera de relacionarse con los demás, así como también que esperan como respuesta de esta relación atravesada por la interactividad, los millennials se comunican con alguien que no está presente la mayoría de las veces. Para esta generación las distancias dejaron de importar al momento de hacer lazos emocionales, así como al momento de hacer negocios; es por tanto que la economía que manejan estas personas se basa en un modelo muy diferente a de generaciones pasadas, en el cual el cerrar tratos de forma presencial era la manera más adecuada. Hoy en día es común observar cómo se arman grandes imperios alrededor del mundo, satisfaciendo la misma necesidad pero en diferentes localidades; las soluciones que se piensan ahora no son para un lugar en específico, sino que su utilidad debe ser para ser empleadas en más de un solo sitio.

Así mismo al estar marcada por la globalización, están de la mano del capitalismo, los imperativos de satisfacción al que se encuentran expuestos los millennials cada vez son mayores. Sin embargo a diferencia de generaciones pasadas, el millenial no busca la acumulación de capital con el objetivo de ser catalogado como el hombre/mujer más millonario por la revista Forbes; el millennial busca generar un impacto sobre las demás personas o sobre el planeta. Por lo cual el activismo y emprendimiento son dos características que marcan también esta generación.

En cuanto a la inserción laboral para este grupo de individuos, ha cambiado abruptamente en relación a la generación pasada que se denominaba workaholics quienes pasaban más horas en el trabajo que en casa, pusieron de moda las happy hours y siempre debían calificar como aptos para el puesto de trabajo que buscaban. Ahora el panorama es completamente diferente; los millennials esperan mayor autonomía sobre las horas de trabajo, lo cual no los hace irresponsables, simplemente que llevados por su emprendimiento y creatividad le dedican tiempo a otras actividades no necesariamente laborales; se puede observar que hoy en día el objetivo del millennial no es encajar en un puesto de trabajo, sino más bien el puesto de trabajo debe ser adaptable a su ritmo de vida e intereses personales.

Es una generación de semblantes caídos, la fachada que puede ser juzgada como “desalineada” por generaciones pasadas no tiene relación a ser poco comprometidos con su trabajo; más bien el compromiso dependerá con sus ideales personales, es por esto que para un millennial es más fácil renunciar a un trabajo con sueldo alto si su comodidad o intereses se ven afectados, a diferencia de sus padres los workaholics que no soportan la idea de que un trabajo sea cambiante y que no anhelen “jubilarse” en la empresa que les había dado todo, desde porta vasos hasta altos incentivos por todas las horas de su vida que ha cambio le entregó.

 

En el ámbito emocional como lo expliqué anteriormente, los lazos están marcados por una comunicación a distancia, utilizan dispositivos para conectarse con el otro aunque la distancia no sea kilométrica. Debido a esta comunicación entre dos personas mediados por un dispositivo, se crean relaciones marcadas por el conflicto del equívoco. A pesar de que los millenials en su afán de cambiar el mundo y devolverle humanidad, se caracterizan por ser sensibles al momento de crear lazos, los mismos que al presentar esta modalidad de comunicación son frágiles haciendo que algunos se sientan emocionalmente vacíos o perdidos; con el objetivo de restituir este ámbito es común observar que los millennials se caracterizan por optar a la libertad emocional, en un mundo cambiante no puede existir una pareja que los detenga a cumplir sus objetivos, son amantes del mundo y sus oportunidades. Ahora es cierto que la facilidad de tener un dispositivo tecnológico que permite crear lazos sociales, tienen a mano recursos como Facebook, instagram, tinder, entre otros, con los cuales les permiten satisfacer impulsos humanos básicos que en algunas ocasiones solo atentan a su inestabilidad emocional a travesada por otro que a veces no <<responde>> como su imaginario esperaba; con esto no quiero decir que sus abuelos no sufrían porque su pareja de miles de kilómetros no les respondió una carta hecha a mano, pero la forma actual de desvanecer la idea de ilusión frente al otro del amor es cada vez más ominosa.

Se debe rescatar que la generación “Y” tiene como mayor ventaja la conectividad globalizada, representan la mayor fuerza económica en la actualidad y algunos de los avances tecnológicos se debe a su emprendimiento. A pesar de parecer una generación con bastantes beneficios debido a su adaptabilidad, se debe reconocer que su mayor debilidad es desear siempre cumplir con el imperativo de aquí y ahora; la poca paciencia y la poca tolerancia a la frustración también son características determinantes en este grupo generacional. Si bien es cierto que la creatividad es también una cualidad de los millennials, en algunas empresas en nuestro medio todavía no están preparadas para recibirlos con sus esquemas completamente diferentes.

Finalmente se debe valorar la voluntad que esta generación mantiene para tratar de mejorar el mundo en que se desarrolla la vida de todos, presentando cada vez ideas eco-sostenibles.

Psycho-logist
Si no es amor, es literatura
Artista en proceso & Cat Lover ❤️

Categories:

Sociología